Premio Europeo Carlos V, volver a Yuste, por Susana del Río Villar

Published: 26 April 2016

El próximo día 9 de mayo, día de Europa, vuelvo al Real Monasterio de Yuste a la ceremonia de entrega del Premio Europeo Carlos V. En esta etapa tan complicada, y también triste, en la que Europa parece tambalearse por diferentes causas, celebrar un premio tan europeo en un lugar cargado de Historia y de proyección europea es sin duda un acontecimiento para agradecer y destacar.

Los pilares del Real Monasterio de Yuste pueden simbolizar los valores sólidos de la Unión Europea y que el rey Felipe VI entregue el Premio Europeo Carlos V a la profesora Sofia Corradi, impulsora del programa Erasmus, imprime aire fresco y renovador en un momento en el que todos los ciudadanos europeos, y mucho las personas que trabajamos en temas europeos, necesitamos un soplo de alegría para continuar buscando hacia donde encaminar los siguientes pasos de Europa defendiendo con fuerza el proyecto y el proceso de integración europea. 

La primera vez que estuve en la basílica del Monasterio, fue en este mismo acto y el galardonado fue Javier Solana, el siguiente José Manuel Durao Barroso. Este verano he vuelto a Yuste a dar un curso sobre la Unión Europea y su futuro. Hablar a estudiantes de diferentes lugares sobre Europa entre los arcos, junto a las columnas y con el estanque y el jardín detrás, ha sido un regalo. Doy de nuevo al equipo de la Fundación Academia Europea de Yuste las gracias por invitarme a estar allí hablando de Europa en un lugar que siempre me emociona.

Desde su creación, la Fundación Academia Europea de Yuste ha centrado sus actividades en transmitir el conocimiento y la formación en el ámbito europeo. Su nombre nos lleva tanto al significado histórico del Real Monasterio de Yuste como al valor simbólico de la figura de Carlos V, quien eligió este enclave para cerrar uno de los capítulos más relevantes de la Historia de Europa.

La Fundación Academia Europea de Yuste creó el Premio Europeo de Carlos V con el objetivo de reconocer la labor de aquellas personas que han destacado por su compromiso a favor del proceso de construcción de la Unión Europea y por su contribución al engrandecimiento de los valores históricos, políticos, culturales y científicos de Europa. Tal y como aparece en la historia del premio escrita por la propia Fundación: “Durante la ceremonia de entrega, el Real Monasterio de Yuste reúne a las más prestigiosas personalidades a nivel europeo, nacional y regional. El Premio Europeo Carlos V representa el espíritu de la construcción de una Europa unida”.

El galardón es otorgado por el Patronato de la Fundación Academia Europea de Yuste, a propuesta de un jurado compuesto por personalidades de reconocido prestigio en los distintos ámbitos institucionales y socioculturales de Europa, además de los propios miembros de la Academia Europea de Yuste y los anteriormente premiados. Paralelamente a la concesión del Premio Europeo Carlos V, la Fundación Academia Europea de Yuste convoca Becas de Investigación y Movilidad en temas Europeos, que llevan el nombre del premiado. 

La X Edición del Premio Europeo Carlos V, va a tener lugar tras haberse cumplido recientemente el 20 aniversario de la entrega del primer Premio al entonces presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors en 1995. Son por lo tanto ya diez ediciones las que nos permiten confirmar que el Premio Europeo Carlos V cuenta con un recorrido consolidado y contrastado 

En esta edición echando también la vista atrás, se reconoce con este Premio a una persona y a una idea que dieron lugar al programa europeo Erasmus, un programa con visión de futuro, donde los jóvenes son considerados los verdaderos protagonistas del futuro de Europa dotándoles de los recursos y de la experiencia necesaria para que tengan una educación europea, transnacional, de intercambio de formas de ver y de vivir Europa. 

Carlos V le inculcó a su hijo Felipe II, constructor del Real Monasterio de El Escorial, su carácter humanista, su perspectiva renacentista y su capacidad para ensamblar el deber de un rey y su responsabilidad con el amor a la vida . Siempre me gusta leer estas dos frases de Carlos V a su hijo:

“Daréis, hijo, las audiencias necesarias y seréis blando en vuestras respuestas y paciente en el oír, y también habéis de tener horas para ser entre la gente visto y platicado.”

“Ante todas cosas, habéis menester determinaros en dos cosas; la una y principal: tener siempre a Dios delante de vuestros ojos, y ofrecerle todos los trabajos y cuidados que habéis de pasar, y sacrificaros y estar muy pronto a ellos; y lo otro, creer y ser sujeto a todo buen consejo.”

Durante este otoño, invierno, hemos tenido la oportunidad de ver la serie de TVE Carlos V Emperador. La última etapa de la vida de Carlos I de España y V de Alemania fue rodada en el Real Monasterio de Yuste transmitiendo al espectador los pensamientos y la manera de hacer política de Carlos V así como el balance que hizo de su propia vida. Tanto viendo la serie como leyendo la Historia en mayúscula de su visión, podemos casi tocar al emperador humano, enamorado de la emperatriz Isabel y su contemplación especial del paisaje, del arte, de la literatura y de la ciencia. 

La vida de Carlos V está llena de frases para detenerse y aprender, para hacerlas nuestras. Una de las imágenes que más me gustó en la serie, fue en la que llega a Yuste y mira el pórtico de entrada a la basílica. Su mirada, su expresión, es de “ya he llegado”, de alivio de lugar de retiro para no retirarse de la oración, de la contemplación, de seguir aprendiendo y enseñando, de continuar, de otra manera, mostrando a su Imperio, y sobre todo a su familia y a las personas más cercanas, su visión aglutinadora, de suma, de saber. Una visión aún más extensa que su propio Imperio en el que “nunca se ponía el sol”. Vuelvo a Yuste. Cuando escuche los discursos, cuando vea al Rey, cuando entre Martin Schulz, el presidente del Parlamento Europeo, y esté con tantas personas europeas a las que admiro tanto, volveré a sentir la Historia de España y de Europa ahí mismo y recordaré la imagen de Carlos V mirando hacia lo alto al entrar en la basílica. Seguro que muchos sentiremos lo mismo que él.

Su_delRio Adentrarse en un mercadillo siempre tiene algo de misterio, de descubrimiento. Aún más si encontramos un carrusel d… https://t.co/nynw18oCXN
© copyright 2012
Contact | Legal
Author of the creative idea and Director:
Dr. Susana del Río