Equilibrio europeo, por Susana del Río Villar

Published: 19 May 2015

Escribo la primera parte de este artículo para el que llevo tomando notas varios días. El equilibrio, es importante, clave, en la vida y, en un modelo democrático supranacional, es una cualidad que hay que salvaguardar y observar permanentemente. Es en el equilibrio, y en su búsqueda permanente, en el que podemos encontrar lo más interesante de la política y dar respuesta a la razón por la que es necesaria la política.

Para poner orden en el nuevo “orden desordenado” global, la Unión Europea es un lugar geográfico, político y estratégico determinante en la política de alcance intercontinental, mundial.

Antes de entrar de lleno en el artículo y en las ideas que me gustaría transmitir, busco en el diccionario y estas son las dos acepciones que elijo:

Equilibrio: Contrapeso, contrarresto, armonía entre cosas diversas.

Ecuanimidad, mesura, sensatez en los actos y juicios.

En el proceso de integración europea cada vez que un país se incorpora a la Unión Europea, un juego de contrapesos se pone en marcha hasta conseguir equilibrar de nuevo la balanza que necesita Europa y la balanza en la que consiste Europa. Lo nacional y lo supranacional tienen que armonizarse de manera continua y esto hace que la búsqueda de consenso a través del debate y la negociación entre los Estados miembros de la UE sea tan interesante y, que al mismo tiempo, genere en algunas etapas, o ante determinados asuntos, tensiones y desequilibrios que dejan ver lo mejor de Europa y, otras veces, los déficits de la UE como es en la actualidad el tema humanitario tan grave de la inmigración y de las tragedias recientes en aguas del mar Mediterráneo. Si nos detenemos a pensar que el mar cuna de la civilización europea, el mar que baña Grecia e Italia, con sus ciudades de Atenas y de Roma desplegando cultura, innovación, arte y gran política, pueda contener en pleno siglo XXI tanta tristeza, vemos la urgencia de conseguir esa política europea integradora a través del equilibrio europeo.

Dentro de los desequilibrios también se construyen nuevos equilibrios y, para recuperar el equilibrio que hace progresar a las sociedades, es muchas veces primordial, no conseguir la completa aniquilación del adversario. Este punto está enlazado con la solidaridad, con los valores europeos esenciales y también con una “táctica” política europea que permite que cada parte pueda conservar algo de su opinión, de su dignidad, de su orgullo y de su capacidad de sentir que pertenece a una entidad mayor, la Unión Europea, y que su participación es fundamental para todos los demás.

Lo intergubernamental, lo gubernamental, lo interinstitucional y el modelo parlamentario europeo, con el Parlamento Europeo representando a los ciudadanos, suman y el sistema, no mantendría su necesario equilibrio si uno de sus componentes no funcionase, y actuase, conjugándose con los demás.

El equilibrio tiene un componente de pesos que nivelan la balanza. Las medidas de Europa, vienen determinadas por los pesos de las acciones, y decisiones, de cada país europeo. El posicionamiento de cada Estado miembro de la UE casi nunca puede ser genuino de ese Estado ya que el hecho de pertenecer a una entidad mayor, la Unión Europea, determina la posición de salida en una negociación. Esta posición va encontrando “obstáculos” en el camino de la búsqueda del máximo común denominador o del mínimo aunque también común denominador. Y es en ese punto común, donde se restablece el equilibrio europeo y la política avanza.

 

Su_delRio Adentrarse en un mercadillo siempre tiene algo de misterio, de descubrimiento. Aún más si encontramos un carrusel d… https://t.co/nynw18oCXN
© copyright 2012
Contact | Legal
Author of the creative idea and Director:
Dr. Susana del Río